Aburrimiento

Aburrimiento

DEFINICIÓN. Uno siente aburrimiento cuando no encuentra nada valioso en la situación o sus po­sibilidades, no cree que sea factible disfrutar del presente o generar oportunidades para el futuro. Por ejemplo, en una reunión donde se tratan temas que no nos interesan, o cuando el trabajo no nos presenta desafíos u oportunida­des de crecimiento.

ACCIÓN. El aburrimiento invita a la búsqueda de alternativas más interesantes. Uno se aburre porque no halla en la situación posibilidades de satisfacción. Enton­ces tiene dos opciones: investigar la situación en forma más profunda, o cambiar de entorno. Si está aburrido, pero cree que es importante quedarse, puede elegir hacerlo en forma responsable, sin sentirse una víctima.

ACEPTACIÓN. Cuando alguien percibe su aburrimiento y busca modificarlo, recupera inmediatamente su interés. Por ejemplo, si en una reunión declara que no entiende cuál es el sentido o la utilidad de la discu­sión, esa participación lo pone inmediatamente en posi­ción de atención.

NEGACIÓN/RECHAZO. Si uno queda atrapado en el aburrimiento, puede desarrollar estados de ánimo negati­vos como la apatía y la abulia. Pierde energía y se siente alienado por todo lo que le pasa. Se convierte en un espec­tador pasivo de su vida.

OPORTUNIDAD PARA TRASCENDER. Se concreta al buscar el ángulo de interés que toda situación puede presentar. Comprometerse esencialmente a participar en la danza de la vida con el 100% de su ser.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *