Articulaciones

Articulaciones

Un trastorno articular indica una resistencia, rigidez en mis pensamientos, en mis acciones o en la expresión de mis emociones inhibidas.

Una inflamación se produce si tengo miedo de ir hacia delante: me vuelvo incapaz de moverme, tengo dificultad en cambiar de dirección, no actúo con espontaneidad, dudo o rehúso abandonarme a la vida y confiar.

Cuando tengo dolor o dificultad en moverme, mi cuerpo expresa que no quiero comprender (o aceptar comprender) algo que me limita en mi expresión.

Mirando la parte del cuerpo afectada, puedo activar el proceso que consiste en aceptar que tengo algo que comprender. Por ejemplo, las muñecas, los codos, los hombros o las manos dolorosos indican que debo cesar alguna acción o algún trabajo.

Quiero replegarme sobre mí mismo (codos) porque estoy cansado o harto de hacer lo que estoy haciendo o de ser lo que soy: ya no quiero ser responsable (hombros).

Las caderas, las rodillas y los pies (miembros inferiores) indican que ya no deseo seguir la vida con las dificultades que comporta.

La atención sobre un mismo lugar (es decir fijar inconscientemente la energía o la emoción en una sola articulación) puede cristalizar esta energía e inmovilizar la articulación. En este caso, el proceso de aceptación es esencial para integrar la toma de consciencia con relación a esta enfermedad y así liberarse de ella.

Puedo encontrar el aspecto de mi vida hacía el cual necesito mostrarme más flexible mirando cuál parte de mi cuerpo está afectada.

SENTIDO BIOLÓGICO: Las articulaciones nos permiten mover las estructuras óseas y de sostén del organismo. Responden pues a los cambios de orientación en la vida y sus dificultades.

CONFLICTO: Carencia de flexibilidad frente a las situaciones de la vida. Conflicto de movimiento y desvalorización respecto a la acción que realiza dicha articulación.

Parte interna de la articulación: Sentimiento de apertura contrariado: “Me abro, pero no me gusta”.

Parte externa de la articulación: Sentimiento de introspección contrariado: “Me gustaría abrirme, pero me cierro”.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *