Cáncer de seno

cancer de seno

Los pechos representan la feminidad y la maternidad. El cáncer de seno suele indicar ciertas actitudes y pensamientos profundamente arraigados desde la tierna infancia.

La mujer puede tener dificultad en expresar mis verdaderos sentimientos, en encontrar un equilibrio entre mi papel de madre y de mujer. Estos conflictos interiores profundos la atormentan como mujer que busca el justo equilibrio.

Se ha descubierto que este tipo de cáncer generalmente viene de un fuerte sentimiento de culpabilidad interior hacía uno mismo o hacía uno o varios de sus hijos: “¿Por qué ha nacido? ¿Qué hice para tenerlo? ¿Soy bastante buena madre o mujer para cuidarme de él? Todas estas preguntas aumentan mi nivel de culpabilidad, llevándome a rechazarme y aumentando mi temor a que me rechacen los demás.

CONFLICTO: La mujer necesita sentirse protegida para poder ella proteger a su hijo.

Hay que saber si el cáncer es en el izquierdo o el derecho, y asegurarse de la lateralidad del consultante.

El pecho izquierdo (en personas diestras) tiene que ver con los hijos, ya sean estos reales o simbólicos (como por ejemplo un negocio, una mascota…).

El pecho derecho (en personas diestras) tiene que ver con sentir la protección del macho. Muchas veces un conflicto en el pecho derecho nos lleva a un tema de malos tratos (que pueden ser reales o subjetivos activados por una memoria).

El cáncer siempre se trata de un conflicto de larga duración y que tachamos de vital importancia.

CONFLICTO SEGÚN EL TIPO DE CÁNCER QUE PUEDE DARSE EN LAS MAMAS:

CÁNCER ADENOCARCINOMA:

Drama en el nido de muy elevada intensidad. “Yo no me siento alimentada por mi pareja, familia o colateral” o “Yo no puedo alimentar a mi hijo”.

El adenocarcinoma se desarrolla siempre en la fase de enfermedad sinpaticotónica (con el conflicto activo). Existe un conflicto desencadenante que debemos localizar. Nunca encontraréis una mujer con adenocarcinoma sin conflicto desencadenante.

En diestras, si es un adenocarcinoma en el pecho derecho, «yo no me siento alimentado por mi pareja, familia o colateral» (alimento emocional). Una mujer puede sentirse protegida pero no alimentada.

CÁNCER CARCINOMA:

“Yo no me siento protegida por mi pareja, familia o colateral” o “Yo no puedo proteger a mi hijo”. Un carcinoma en el pecho derecho es «yo no me siento protegida por mi pareja, familia o colateral.»

El carcinoma (cáncer ductal infiltrante) se desarrolla en la fase vagotónica (fase curativa o de reparación del conflicto), es un cáncer que se está curando. A veces la paciente de un carcinoma se siente curada, pero el diagnóstico le vuelve a entrar en el bucle. Podemos encontrar gente con este tipo de cáncer sin conflicto desencadenante, porque está en fase de curación.

Es muy importante saber cuándo le diagnosticaron el cáncer (es muy importante situar a la persona en el tiempo).

CONFLICTO SEGÚN EL LUGAR DONDE PUEDE DARSE EN LAS MAMAS:

GLÁNDULA MAMARIA

Conflicto: Conflicto de protección familiar. Es un drama vivido en el nido, con todos aquellos a los que la mamá tiene bajo sus alas protectoras. Tiene relación con la función materna y las responsabilidades asumidas.

Conflicto de miedo a que el nido se derrumbe y sentimiento de culpabilidad por desproteger a los hijos. “Quiero dar más de mí misma”, “No puedo alimentar a mí bebé”.

EN MUJER DIESTRA:

Mama izquierda: Conflicto de nido estricto (todo aquello que hayamos parido o de quienes nos sentimos madre). Conflicto de hogar imposible. No poder alimentar al hijo por estar este enfermo. “Tengo miedo de perderlo”.

Mama derecha: Conflicto de nido indirecto o ampliado (marido, padres, amigos cercanos…) vivido en términos de peligro. También culpabilidad frente al marido (deseo de otro hombre). No poder alimentar a la pareja. Es necesario alimentar emocionalmente a la pareja para que se quede y me proteja.

EN MUJER ZURDA:

Mama izquierda: Conflicto de no poder o no querer alimentar a mi pareja, o conflicto de no sentirse protegida por el padre.

Mama derecha: Conflicto de no querer alimentar al hijo porque me impide mi relación con el exterior (trabajo). El hijo molesta y me impide realizarme. También conflicto de no sentirse alimentada por la familia.

DERMIS DEL PECHO

Melanoma maligno: Conflicto de nido y conflicto de mancha. En relación a un mancillamiento (algo sucio), deshonra mental, falta de apoyo en el nido, atentado a la integridad. Puede verse afectado en el caso de grandes cicatrices o mutilaciones del pecho, en la visión de verse desfigurada o en amputaciones. A veces en caso de muerte del marido o de un hijo y sintiendo que “me lo han arrancado del pecho”.

CONDUCTOS GALACTÓFOROS

Su conflicto es separación, falta de protección, falta de comunicación, de alimento, de seguridad. Alguien próximo a nosotros a quien querríamos estrechar contra nuestro pecho y con quien tenemos una falta de comunicación. O también el querer separarse de alguien y no poder.

Miedo de no poder proteger a mi hijo, en un contexto de separación.

Conflicto de separación de la comunicación con personas cercanas que queremos tener sobre nuestro pecho.

EN MUJER DIESTRA:

Mama izquierda: Conflicto de no poder proteger al hijo. «Me han quitado a mi hijo del pecho».

Mama derecha: Conflicto de no sentirse protegida por la pareja. «La pareja me la han arrancado del pecho (corazón, alma)»

EN MUJER ZURDA:

Mama izquierda: Conflicto de no poder proteger a una pareja que es muy dependiente.

Mama derecha: Conflicto en relación a la protección que realizo sobre la familia. No puedo proteger a la familia o no quiero proteger a la familia (pero debo).

TEJIDO CONJUNTIVO

Sarcomas: Su conflicto es la falta de apoyo en el nido. Falta de apoyo para cuidar al hijo (mama izquierda en diestras), “no me apoyan para cuidar de mi hijo”, y falta de apoyo y reconocimiento de la pareja (mama derecha en diestras).

TERMINACIONES NERVIOSAS DEL PECHO:

Neurinoma de la mama: Su conflicto es no querer ser tocados, querer estar separados. Un contacto impuesto, desagradable, no deseado o doloroso.

“No quiero que mi marido me toque ya”, “No quiero ser palpada por el médico”, “No quiero seguir sufriendo la radioterapia”.

Conflicto de agresiones y golpes en el nido. Deseo de separación.

CONFLICTO SEGÚN LA LOCALIZACIÓN:

Según la localización del conflicto en la mama vemos cinco matices distintos:

Parte superior: Lo que puedo dar: Soy yo quien me ocupo del otro.

Parte inferior: Lo que necesito: Soy yo la que necesito a mi madre.

Parte externa: Conflictos con otras personas.

Parte interna: Necesito ocuparme de mí misma.

Centro, detrás del pezón: Estoy totalmente centrada en mí.

La mayoría de las patologías aparecen en la parte superior y externa, porque se orientan hacia el otro ya sea el marido o el hijo (reales o simbólicos).

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *