Convulsiones

Convulsiones

Síntoma transitorio que se caracteriza por la contracción violenta e involuntaria de uno o varios músculos del cuerpo. Las convulsiones pueden ser de diversos tipos según su origen y su continuidad.

Cualquier persona que agrede a su cuerpo de esta forma también se agrede en los planos emocional y mental. Siente mucha agitación interior. Generalmente se ha reprimido mucho ante otro y esta violencia que no se permite expresar se vuelve contra ella.

Si estas convulsiones se manifiestan en un niño pequeño, no se debe considerar inverosímil que tenga esta violencia reprimida dentro de sí, que probablemente surja de la dinámica familiar, o de los muchos recuerdos impresos en sus cuerpos emocional y mental desde su nacimiento.

SENTIDO BIOLÓGICO: Movimientos que han sido reiteradamente reprimidos a la fuerza (de forma consciente o no) y necesitan expresarse. El mensaje es que no puedo seguir reteniendo esa energía violenta interior.

CONFLICTO: Deseo de huir de la familia o de uno mismo. Conflicto de violencia o acciones reprimidas que no pueden más y se escapan.

Es normal que un ser humano experimente cierta violencia interna, pero debemos aprender a canalizarla en forma positiva y a equilibrarla. Los estudios psicológicos nos dicen que la violencia forma parte de nuestra voluntad de vivir y de sobrevivir. No tienes obligación de mostrar permanentemente una imagen de dulzura para responder a las expectativas de los demás, para complacer a alguien o para que te quieran más. Debes respetar tus límites y no acumular, porque de este modo te haces daño.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *