Corazón

corazon

La función del corazón es la de bombear la sangre oxigenada hacia todo el cuerpo y la sangre sucia hacia los pulmones para que sea lavada. En la descodificación biológica, el corazón es considerado “casa”, mi hogar, mi territorio real o simbólico y el punto de reunión familiar. Desde el corazón se irradia la familia (sangre) y esta vuelve a él. Es el centro de operaciones de los conceptos de familia.

También en otras corrientes se toma el concepto de “amor” pero con una connotación distinta a la de “enamorarse”, más bien relacionada con lo que cuentan las “revistas del corazón”, o sea el amor estrechamente relacionado con el “hogar”. La sangre reparte alimento y vida (oxígeno) y recoge los deshechos del cuerpo para limpiarlos en los pulmones.

La sangre es símbolo de júbilo y por lo tanto el corazón es la bomba que hace circular la alegría por el cuerpo. Cuando nos privamos del amor y el júbilo, el corazón se encoge y se enfría, la circulación se hace perezosa y vamos camino de la anemia, la angina de pecho y los ataques cardíacos. Pero el corazón no nos «ataca». Somos nosotros los que nos enredamos en los dramas que nos creamos con frecuencia.

CONFLICTO: Desvalorización por no poder defender mi territorio (real o simbólico). Personas que se endurecen en sus relaciones, por encima de todo en las referentes a la familia y al hogar. Es el fuego, la distribución de la vida por la sangre. Conflicto con el amor que nos alimenta o su circulación.

El corazón representa el hogar, la casa y sus afectos.

RESENTIR: “Mi ex mujer se queda con la casa”. “Quiero volver a la casa de mi madre». «Dejo la puerta abierta para que mi madre pueda volver».

Un corazón grande indica la necesidad de ampliar la casa. “Necesitamos una casa mayor para acoger al bebé (por ejemplo)”.

AURÍCULA DERECHA: Recepción de la sangre sucia. Conflicto con la recepción, los secretos, las malas jugadas y la madre.

AURÍCULA IZQUIERDA: Recepción de sangre purificada. El padre quiere echarme de casa, mi madre me protege.

VENTRÍCULO DERECHO: Necesidad de echar de casa las cosas sucias. No querer algo por considerarlo sucio (un bebé por ejemplo).

VENTRÍCULO IZQUIERDO: Expulsión de los hijos del clan.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *