Dolor de cintura (Espalda baja)

DOLOR DE ESPALDA (PARTE INFERIOR)

Dolores en esta región manifiestan la presencia de inseguridades materiales (trabajo, dinero, bienes) y afectivas. “¡Tengo miedo de carecer de…!” “¡Nunca lo conseguiré!”, “¡Nunca conseguiré realizar esto!” expresan bien los sentimientos interiores vividos. Estoy tan preocupado por todo lo material que siento tristeza porque hay un vacío y este vacío me duele. Incluso puedo fundar mi valor personal en el número de bienes materiales que poseo.

Vivo una gran dualidad, porque deseo tener tanto la “calidad” como la “cantidad”, tanto en lo que a relaciones interpersonales se refiere como a lo que poseo. Tengo tendencia a tomar demasiadas cosas sobre mis hombros y tengo tendencia a dispersar mis energías. Intento hacerlo todo para ser amado y me entretengo con la opinión que tienen de mí los demás.

También puede tratarse de una inquietud frente a una u otras personas. Estoy preocupado por ellas y quizás tengo tendencia en “tomar los problemas de los demás sobre la espalda” y querer salvarlos.

Mi impotencia frente a ciertas situaciones de mi vida me vuelve amargo y rehúso someterme, pero tengo miedo. Este sentimiento de impotencia que puede llevarme hasta la rebelión podrá conducirme a un “lumbago” o un “dolor de cintura”.

No me siento sostenido en mis necesidades de base y mis necesidades afectivas. Tengo dificultad en hacer frente a los cambios y a la novedad que se presentan a mí porque me gusta sentirme en seguridad en mi rutina y mis viejas costumbres. Esto revela frecuentemente que soy inflexible y rígido y que quisiera ser sostenido a mi modo.

La parte inferior de la espalda también forma parte del sistema del centro del movimiento. Si tengo dificultad en transigir con la sociedad, tanto desde el punto de vista de las orientaciones por tomar como del sostén que espero de ella, puedo vivir frustración o resentimiento. No quiero enfrentarme con ciertas personas o ciertas situaciones. Mis relaciones personales con mi entorno padecen de ello.

Finalmente, la parte inferior de la espalda está muy estrechamente a la sexualidad. Si vivo conflictos interiores o exteriores con ésta, si he reprimido mi energía sexual, puede manifestarse un dolor de espalda.

DINOS DÓNDE TE DUELE EL CUERPO, Y TE DIREMOS DÓNDE TE DUELE LA VIDA.

También puedes interesarte ver nuestro post sobre los conflictos ocultos que se reflejan en

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *