El amor se confunde con una emoción

«El amor se confunde con una emoción; en realidad, es un estado de conciencia, una forma de ser en el mundo, una manera de verse a sí mismo y a los demás.” David R. Hawkins

Parece como que en cierto ámbito hemos «cosificado» a las personas. Decimos el médico, como decimos el auto. El auto sirve para transportarnos, el médico para curarnos. Y hay un cierto sentido de lo humano que se nos pierde, hay un encuentro que no sucede. Nos mantenemos separados desde lo humano, sin contacto real. Y podríamos decir, con toda lógica también, que vamos al médico para que nos cure de determinada dolencia… y no para establecer un encuentro, un contacto desde lo humano. No digo que no. Sólo digo que pasan cosas distintas… y recuerdo, en este momento, la película sobre el Dr. Patch Adams, protagonizada por Robin Willams, como un buen ejemplo donde podemos distinguir entre ambas disposiciones y las posibilidades que nos habilita cada una.

También «cosificamos» nuestras relaciones más cotidianas. El jefe sirve para ordenar, el empleado para trabajar cumpliendo esas órdenes (no por nada hablamos de «Recursos» Humanos…). ¿Y qué pasa con nuestras relaciones más íntimas? Nuestros compañeros, amigos, familia…

Hay una posibilidad distinta de encuentro cuando dejo de ver al otro en función de lo que me sirve. Cuando dejo de juzgarlo, pretendiendo que mis juicios son verdades. Cuando lo acepto como un legítimo otro. Cuando me pregunto ¿quién está siendo esta persona en este momento? en vez de decirme «yo ya lo conozco, es así… o asá». Cuando lo escucho abiertamente, sin pretender saber lo que va a expresar, sin ocuparme en lo que voy a responderle para demostrar mis razones.

Hay una posibilidad distinta de encuentro cuando dejo de defender mi imagen, cuando no pretendo controlar o manipular o tener razón. Cuando me acepto a mí mismo como un legítimo yo. Cuando no busco explicaciones.

Hay una posibilidad distinta de encuentro cuando confío, cuando acepto, cuando me entrego, cuando me intereso por el bienestar del otro.

Seguramente hay una posibilidad distinta de encuentro con alguna persona que está cerca tuyo. Y, tal vez, esta sea una buena oportunidad para producir ese encuentro.

El BIONEUROCOACHING se nutre de distintas ciencias y disciplinas, por lo que presentamos, en esta página, a uno de los principales personajes que dan los fundamentos teóricos del BioNeuroCoaching:

David R. Hawkins

David R. Hawkins 1927-2012, doctor en Medicina y Filosofía, fue un destacado psiquiatra, escritor, investigador sobre la conciencia, conferenciante espiritual y místico.

Prestó servicios como asesor a feligreses católicos, protestantes, y a monasterios budistas. Apareció también en importantes programas de televisión y radio, y dictó conferencias en múltiples foros y universidades.

Puedes ver más frases de David R. Hawkins en https://www.bioneurocoaching.com/blog/tag/david-r-hawkins/

FRASES PARA SANAR es un espacio donde hacemos un reconocimiento a nuestros maestros e inspiradores del BioNeurocoaching, tomando uno de sus pensamientos y realizando una reflexión sobre el mismo.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *