Estrés laboral

estrés laboral

El estrés laboral se manifiesta con agotamiento físico, emocional o mental. Es clave estar atento a las señales y tomar medidas antes de que ponga en riesgo la salud.

Los síntomas incluyen desde que cueste más de lo normal ir al trabajo hasta físicos como dolores de cabeza, de espalda u otros. El desgaste laboral es un tipo de estrés que se origina en diferentes causas y que puede tener un severo impacto en la salud y la calidad de vida. Estar atento a las señales para poder intervenir a tiempo es clave.

“El desgaste laboral es un tipo especial de estrés; es un estado de agotamiento físico, emocional o mental combinado con dudas sobre tu competencia y sobre el valor de tu trabajo. Si crees que podrías tener desgaste laboral, observa más detenidamente el fenómeno. Lo que aprendas podría ayudarte a afrontar el problema y a tomar medidas antes de que el desgaste laboral afecte tu salud”, explica un artículo de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

Para orientar acerca de si se está ante un cuadro de desgaste laboral, especialistas de la institución propone hacerse las siguientes preguntas:

-¿Te volviste cínico o crítico en el trabajo?
-¿Te cuesta mucho ir y, una vez que llegas, tienes problemas para comenzar a trabajar?
-¿Estás irritable o impaciente con tus colegas o los clientes?
-¿Te falta energía para ser productivo constantemente?
-¿No te sientes satisfecho con tus logros?
-¿Te sientes desilusionado con tu trabajo?
-¿Comes, consumes drogas o tomas alcohol para sentirte mejor o para no sentir nada?
-¿Cambiaron tus hábitos de sueño o tu apetito?
-¿Tienes dolores de cabeza, de espalda u otros problemas físicos inexplicables?

Si respondiste que sí a alguna de estas preguntas, es posible que estés sufriendo desgaste laboral.

EL ESTRÉS LABORAL PUEDE DEBERSE A VARIOS FACTORES:

✔️Falta de control. La incapacidad de influenciar en decisiones que afectan tu trabajo, como el horario, las tareas asignadas o la carga de trabajo, podría provocar desgaste profesional. Otra causa podría ser la falta de recursos necesarios para hacer tu trabajo.

✔️Expectativas laborales poco claras. Si no estás seguro del grado de autoridad que tienes o de qué es lo que tus superiores o los demás esperan de ti, es probable que no te sientas cómodo en tu trabajo.

✔️Dinámicas laborales disfuncionales. Quizás trabajes con un acosador o sientas que tus colegas te restan autoridad o tu jefe controla cada detalle de tu trabajo. Esto puede contribuir al estrés laboral.

✔️Incompatibilidad con respecto a los valores. Si tus valores difieren de la forma en la que tu empleador hace negocios o maneja los reclamos, esta incompatibilidad, con el tiempo, puede tener un impacto negativo.

✔️Adaptación incorrecta al trabajo. Si tu trabajo no es compatible con tus intereses y capacidades, podría volverse cada vez más estresante a medida que pasa el tiempo.

✔️Extremos de la actividad. Cuando un trabajo es monótono o caótico, necesitas energía de manera constante para mantener la concentración, lo que puede provocar fatiga y desgaste profesional.

✔️Falta de apoyo. Si te sientes solo en el trabajo y en tu vida personal, es posible que te sientas más estresado.

✔️Falta de equilibrio entre la vida y el trabajo. Si tu trabajo te demanda demasiado tiempo y esfuerzo y no tienes energía para pasar tiempo con tus familiares y amigos, es posible que sufras un desgaste rápidamente.

Las personas que manifiestan alguna de esas características, así como las que intentan complacer a todo el mundo están en riesgo de sufrir desgaste laboral, advierten los especialistas.

Si el problema se ignora o no se trata, puede tener un impacto significativo en la salud. Algunas de sus consecuencias pueden ser: estrés excesivo, fatiga, insomnio, depresión, ansiedad, abuso de alcohol o de drogas, problemas cardiovasculares, colesterol elevado, diabetes tipo 2 (especialmente en mujeres), accidente cerebrovascular (ACV), obesidad y mayor vulnerabilidad a enfermedades.

Puedes aprender a trabajar (y vivir) con mucha mayor efectividad y con un total bienestar. Es sólo cuestión de aprender… y es el aprendizaje que te proponemos en nuestra certificación internacional.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *