Neurociencia y pensamientos

neurociencia

La neurociencia contemporánea identifica una parte determinada del cerebro, en ocasiones denominada «el intérprete», como la fuente de la conocida narrativa interior que nos brinda nuestro sentido del yo.

Recientemente, dos destacados neurocientíficos han caracterizado la cualidad peculiar y caprichosa del cuento que nos explica el intérprete.

Antonio Damasio lo describe de la siguiente manera: «Quizá la revelación más importante sea precisamente ésta: que el hemisferio izquierdo del cerebro de los seres humanos tiene tendencia a elaborar una narrativa verbal que no se ajusta necesariamente a la verdad».

Y Michael Gazzaniga escribe: «El cerebro izquierdo entreteje su historia a fin de convencernos y de
convencerse a sí mismo de que tiene todo el control. […] ¿Por qué razón resulta tan útil tener el equivalente a un portavoz en el cerebro izquierdo? Lo que en realidad el intérprete está intentando es mantener nuestra historia personal unida. Para lograrlo, tenemos que aprender a mentirnos a nosotros mismos».

Estos conocimientos, basados en sólidos trabajos experimentales, demuestran que tendemos a creer en nuestros propios comunicados de prensa. A menudo, cuando pensamos que estamos siendo racionales, nuestro pensamiento nos hace dar vueltas a gran velocidad. Esa característica
explica de qué modo nos metemos nosotros mismos en situaciones dolorosas.

Siempre que experimentamos un sentimiento de sufrimiento —desde una ligera molestia hasta una pena, una rabia o una desesperanza intensa— podemos estar seguros de que, seamos o no conscientes de él, existe un pensamiento específico que provoca nuestra reacción. La manera de acabar con ese sufrimiento consiste en investigar el pensamiento que se oculta tras él, y eso es algo que cualquier persona puede hacer.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *