Oídos

oidos

Por ser el órgano del sentido de la audición, el oído ayuda a los humanos a abrirse al mundo exterior por medio de la escucha. Los oídos representan nuestra capacidad de escuchar bien para comprender mejor lo que sucede en el exterior. En el oído también se encuentra el centro del equilibrio, que informa sobre la posición de la cabeza y del cuerpo, así como sus desplazamientos en los diferentes planos del espacio.

Cualquier problema que impida oír bien es una indicación de que la persona juzga demasiado lo que oye y siente mucha ira interna. Busca taparse los oídos para no oír.

Si hay un dolor en el oído que no afecte la audición, el mensaje del cuerpo es hacerle saber a la persona que lo sufre que se siente culpable y quiere castigarse por lo que desea o no desea oír.

RESENTIR: “No quiero perder el pedazo” (auditivo)

Izquierdo: Algo que no quiero perder. «Oigo lo que no quiero».

Derecho: Algo que quiero atrapar. «No oigo lo que quiero».

OÍDO EXTERNO

Conflicto: Conflicto de separación.

Resentir: “Estoy separado del sonido”. Puedo tener un eccema.

Derecho: “No oigo algo que desearía oír”.

Izquierdo: “Oigo algo que no deseo oír”

OÍDO INTERNO

Conflicto: Conflicto de separación.

Resentir: “Estoy separado o no quiero separarme de las palabras de…” (Acufenos).

Me siento agredido (sordera). Lo que me dicen u oigo, agrede lo que yo pienso o siento. Quiero separarme de estas palabras injuriosas y que me molestan en la comprensión de mi vida.

Derecho: “No oigo algo que desearía oír”. (Deseo contrariado)

Izquierdo: “Oigo algo que no deseo oír”. (Acción contrariada)

OÍDO MEDIO

Resentir: “No he podido captar la información por el oído”.

Desvalorización en la audición por algo que escucha.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *