SÍNTOMA y ENFERMEDAD

Hamer

Un SÍNTOMA o ENFERMEDAD indica que se ha vivido un impacto conflictivo al que el inconsciente responde con un programa de adaptación. Para comprender el sentido del síntoma, hay que tener en cuenta que las células responden a la información que reciben de un ambiente que no experimentan de manera directa, sino a través de un sistema que se ha especializado en enviar estas señales, el sistema nervioso. Esta información se basa en la interpretación de cómo se vive la experiencia a partir de las emociones. Y la forma en que vamos interpretando aquello que “nos pasa” se basa en nuestro sistema de creencias. Por lo tanto, como hemos visto anteriormente, cambiando mis creencias, me alejo de mi posición de víctima para darme un puesto como co-creador de mi destino.

No olvidemos que los pensamientos, la energía de las emociones y de la mente, influyen de manera directa en el control que el cerebro físico ejerce sobre la fisiología corporal. La energía de las emociones y los pensamientos puede inhibir o activar la producción de proteínas en la célula, así como modificar los receptores de las células, encargados de recibir las señales químicas del medio ambiente. De allí la importancia de identificar el pensamiento promotor: ¿cuál es el primer pensamiento que tengo sobre cada situación de mi vida?

Las investigaciones del doctor Hamer demostraron que cuando sufrimos un impacto emocional inesperado, el cerebro acciona un programa de emergencia biológica, para responder al conflicto, que se activa simultáneamente en los niveles psíquico, cerebral y orgánico, lo cual es visible en un escáner cerebral. Cada área del cerebro ha sido programada en el curso de la evolución para responder a conflictos que pueden hacer peligrar la supervivencia del grupo o de la especie. Recordemos que la biología no juzga, su principal cometido es asegurar la sobrevivencia y la continuidad de la especie.

Esta correlación entre el psiquismo, el cerebro y el órgano se explica dentro del desarrollo embrionario y evolutivo del ser humano, y demuestra que la localización cerebral, la aparición de un tumor o la pérdida de tejido en un órgano forman parte de un sistema biológico inherente a toda especie.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *