Sordera

Sordera

“¡Más vale estar sordo que oír esto!”. Elijo dejar de oír, decido aislarme de los demás.

Sintiéndome fácilmente rechazado, me “tapo los oídos” porque ya no quiero estar molestado.

Sin saber a veces qué contestar, me hago el sordo.

Tengo miedo de estar manipulado y no acepto la crítica, no quiero entrar en razón. Por lo tanto, creando esta barrera, me aíslo cada vez más, me obstino a no oír.

Sin embargo, lo quiera o no, el tiempo hace que los problemas no resueltos de mi vida vuelvan todos un día y que deberé enfrentarme a ellos.

SORDERA

Pérdida parcial o total de la capacidad auditiva. Puede ser unilateral (un solo oído) o bilateral (los dos oídos).

SENTIDO BIOLÓGICO: Evitar oír algo desagradable, muy estresante o peligroso. También en el sentido de dejar de pretender oír algo que esperamos pero que nunca llega, ni llegará.

CONFLICTO: Conflictos de contacto y de separación a nivel auditivo. “Me siento agredido por algo que oigo”. Desvalorización por algo que no quiero oír.

Es recomendable partiendo de la edad exacta en que aparece la sordera, buscar coincidencias en el árbol transgeneracional en que hubo un conflicto relacionado con palabras o secretos. Por ejemplo: Edad en la que la madre tuvo un amante.

Oreja Derecha: “No oigo algo que desearía oír”, (deseo contrariado).

Oreja Izquierda: “Oigo algo que no deseo oír”, (acción contrariada)

HIPOACUSIA

Es la disminución de la agudeza de la percepción auditiva.

SENTIDO BIOLÓGICO: Dejar de oír algo, separarse de los contactos auditivos no deseados. Para

encerrarse en el cascarón.

CONFLICTO: Contacto auditivo no deseado. Conflicto de agresión auditiva (demasiado ruido o no querer escuchar algo). “No puedo creer lo que estoy escuchando”.

También en el sentido de escuchar algo que no debí escuchar.

COMPARTIR EN:

Suscribete a nuestro blog (todos los datos son obligatorios)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *